NUESTRA HISTORIA

LOS INICIOS
Nuestra cooperativa se formo ya hace más de quince años. Éramos un grupo de trabajadores de la industria de la confección que en el medio de la crisis económica del país en esa época, más agravada en Paraná por los Federales, enfrentábamos una situación muy complicada porque no había forma de conseguir trabajo formal y fijo, nos manteníamos haciendo trabajos a fasón en nuestras casas, talleres informales chiquitos, grupos de tres o cuatro; confeccionando para escuelas, clubes, entre otros; utilizando maquinas ovlerlocks y rectas, de cada uno, algunas familiares y otras semi industriales; pero todos estos trabajos eran inconstantes. La mayoría nos conocíamos por haber trabajado en la fábrica Oro-tex de Oro Verde, que cerró en 1999 y estaba dedicada a fabricar principalmente jeans a fasón para marcas de Córdoba y líneas de ropa informal de las marcas reconocidas comos Efesis, Exes, Tango, Lobo, Onza, etc. Luego del cierre quedo un parque de máquinas viejas que pudimos mantener r y con las cuales pudimos trabajar desde nuestras casas.
Ya a inicios de 2004 vimos la posibilidad de conformar la cooperativa formalmente, por estatuto. Esto nos brindaría tres cosas:
1- Nos permitiría empezar a comprometernos como grupo, brindarnos ayuda mutua, darle una forma o marco y poder lograr la estabilidad con la que hasta ese momento no contábamos; tratábamos de juntarnos para conseguir trabajos mas grandes o ayudas del gobierno, pero si a alguien le salía algo particular se iba, se sumaban otros que después se iban también.
2- Poder empezar a confeccionar y vender nuestros productos tanto a la municipalidad como a la provincia, a distintos entes y clientes que valoraban la calidad de nuestro trabajo, pero que no podían comprarnos si no era con facturas y como sociedad bien formal, con cuenta de banco y papeles.
3- Al formar la cooperativa de trabajo podíamos inscribirnos en monotributos social, lo que nos cubriría la parte de obra social y jubilación, empezar a encontrar una formalidad, eventualmente tarjeta y la posibilidad de obtener un crédito.

ESTATUTO Y MATRICULA
Entonces a fines del año 2003 , en la Dirección de Cooperativas de cita en calle Gualeguaychu 322, hicimos las capacitaciónes correspondiente y elaboramos el estatuto. Nos asesoro en ese momento un contador, con el estudio en Barrio Rocamora sobre calle Provincias Unidas, que se asesoraba a las cooperativas de los planes trabajar. Pero los tramites eran lentos, había que mandar todo al INAC a Buenos Aires, fue y volvió con unos errores o correcciones hasta que finalmente con fecha 17/06/2004 se nos otorga la Matricula N° 26629 a la ¨Cooperativa de Trabajo del Centro Ltda.¨ -Hoy nadie se acuerda a quien se le ocurrió o porque el nombre ¨del Centro¨-, dedicada a la confección de uniformes y ropa de trabajo y elaboración de alimentos y harina -nuevamente, nadie sabe o se acuerda porque pusieron esa actividad alimenticia, no tenía nada que ver, fue un error de tipeo, pero después nos generaría dolores de cabeza – en todas las inscripciones….

PRIMER GALPON PROPIO
Un hito en nuestra historia fue en marzo de dos mil seis , cuando pudimos alquilar formalmente e instalarnos de modo definitivo en la que es nuestra casa desde entonces, calle Emilio Caraffa 2545, entre Alvarez Condarco y Ruben Alday, en Barrio Belgrano.
En ese momento era un galpón de 30 x 20, con uso anterior de taller de camiones, con piso de cemento mejorado y techos de chapa. Se le hicieron un sinfín de modificaciones, tuvimos que rehacer la carpeta y cambiar casi la mitad de las chapas, pintarlo, colocar extractores de aire, revocarlo, realizar las instalaciones eléctricas, entre otras; y si bien no era para nada cómodo, significaba para nosotros tener nuestro establecimiento propio, un lugar de trabajo distinto de los garages y tallercitos de nuestras casas, de lugares prestados, un lugar donde poder realizar producción en bloque, empezar y terminar el producto, y poder mostrarnos y recibir a nuestros clientes y proveedores como algo real, tangible, confiable.
Desde ese momento no se ha parado de crecer, lento pero seguro, tratando de conseguir mas maquinas, comprando o canjeando, mejorando las instalaciones, la presentación de las prendas. Con mucho esfuerzo y sacrificio alquilamos el galpón de al lado en el año dos mil ocho y luego, en dos mil once otro más, contando actualmente con tres galpones, en total mil seiscientos metros, todos alquilados al mismo propietario que, mas allá de que por supuesto se le abona al alquiler correspondiente, nos ha acompañado siempre, comprensivo en los momentos de crisis, siempre teniendo en cuenta las posibilidades reales de una cooperativa como la nuestra, alentándonos a seguir creciendo.

DOLORES DE CRECIMIENTO
En este camino de crecimiento se fueron incorporando nuevos asociados, a los cuales siempre se les brindan capacitaciones para poder realizar los trabajos. Algo muy importante para destacar de nuestra cooperativa es la posibilidad que se les brinda a los asociados de aprender y entrenarse, dándoles un oficio. Se puede decir que la cooperativa funciona como un “taller escuela”, ya que al no estar dentro de un polo industrial textil no se consigue mano de obra calificada, sino que se va formando y capacitando desde cero, sin necesidad de un conocimiento básico previo.
La mayoría de los nuevos asociados es gente joven que ha crecido en otro contexto, ¨segunda generación¨, sin el derrotero en común de historia laboral que si tenía el grupo original. Como pasa en todo grupo humano, estas diferencias generan, a veces algunas tensiones o discusiones, cuantos mas somos a veces es mas dificil ponerse de acuerdo, y en ese camino la soulcion fue siempre volver a las fuentes, a los principios y valores del Cooperativismo.
Todos temas y planteos que anteriormente no habían surgido pues nos conocíamos entre nosotros, era un grupo mas homogéneo, se sentía en el aire la sensación del esfuerzo en común, capaz que hasta nostalgia, de lo que había costado construir todo esto, las jornadas interminables en tiempos en que hablar de aire acondicionado era impensable, en que si había que terminar un trabajo para poder cobrarlo y repartir no había feriado ni fin de semana largo que valga.
Ese estado de de deliberaciones nos llevo a acordar y poner por escrito un Reglamento Interno, que costó muchísimo definir y para el cual, después, tuvimos que investigar mucho en internet porque nos enteramos que tenía que ser aprobado y visado por INAES y no debía contradecir el estatuto ni la Ley de Cooperativas y sus múltiples interpretaciones. Pero era necesario para ordenar mejor las relaciones internas entre asociados de modo que se pueda cumplir el objeto de trabajo de la cooperativa, lo cual sino se estaba volviendo imposible; no había orden y algunos de los que recién ingresaban no sentían ni conocían el espíritu cooperativo ni el funcionamiento.
Claro que en la mayoría de los casos, estas proclamas llegaban hasta ahí nomas, porque al momento en que se invitaba a los ¨proclamadores¨ a asumir responsabilidades directivas del dia a dia, en las reuniones de planificación del trabajo con propuestas firmes sobre problemas reales del ¨conjunto de los asociados¨, y del dia a dia que son muchísimos (como traer nuevos clientes, atender sus reclamos, asegurar las cobranzas para poder cubrir la cuenta y los cheques, y el reparto de anticipos de excedentes y retornos, atender a los proveedores que reclaman, pagar los impuestos, negociar con el banco, ternos e internos) , ahí algunos ¨se les pasaba el ímpetu¨ y el interés y la energía por participar activamente en la dirección de la cooperativa.
Este es un problema que todavía tenemos, pero que a partir del tener vigente el Reglamento Interno hemos podido, un poco, encauzar.
Aun así, por supuesto hay, dentro de un universo de cien asociados, quienes no muestran fortisimo interés por el conjunto ni el devenir de la cooperativa, que de alguna forma, se asocian al principio con el objetivo individual, valido al fin, de trabajar y obtener un ingreso para vivir, sin entrar en preocupase, aun, y ocuparse respecto del funcionamiento de lo global del futuro de una cooperativa. Es una realidad de los tiempos de hoy, y si bien no lo promovemos y si todos tuviésemos esa actitud individualista todo se caería, también creemos que hay ser comprensivos de la situación de cada uno, quizás quien hoy tenga esa visión individualista o pasajera, dentro de dos o cinco años, en otra etapa de su vida personal, tenga la energía o la visión o la motivación para poder poner parte de su esfuerzo en lo colectivo y cooperativo.

MAS FORMALIDAD – MAS PROGRESO
Volviendo un poco para atrás, la primer Habilitación Municipal de la Fabrica la tuvimos hace ya mas de una decada, en diciembre de dos mil seis y a duras penas, porque para lograrla hubo que afrontar con recursos propios, Estudios Ambientales, de Ruido, de Seguridad e Higiene y un oneroso sistema Antiincendio compuesto por un un tanque de reserva de agua de 10.000 litros, tres bombas, cañería especifica, mangueras de emergencia, rehacer casi toda la instalación eléctrica, sensores de alarma de humo.
Como siempre en su momento costo mucho decidirse porque ¨es un montón de plata, y parecía mejor repartirla o comprar máquinas para producir mejor¨.
Pero al final, claro que vale la pena, porque a la larga, es nuestra segunda casa, y aunque parezca frase armada, lo más importante es la salud y la seguridad de todos.
En parte por suerte, gracias a Dios, y también por ser prevenidos y cuidadosos, en los años que venimos trabajando ininterrumpidamente en este lugar no hemos tenido que lamentar ningún accidente ni cerca de grave, mas allá de algún pinchazo de aguja en los dedos. Tocamos madera.
Pero esa Habilitación Municipal, nos abrió también nuevas puertas:
– No teníamos que estar más sin llamar la atención, para que no nos caiga una inspección municipal y nos clausure por falta de habilitación, un miedo que siempre teníamos latente.
– Pudimos contratar un seguro colectivo de accidente personales, que nos cubre en esos casos y que antes las aseguradoras se negaban, por no tener precisamente esa habilitación.
– A partir ahí pudimos inscribirnos como Proveedor del Estado en Municipios y Provincias, en las cuales la habilitación municipal es, en general, un requisito excluyente. Nos permitió empezar a participar de Licitaciones Públicas, que nos lleguen invitaciones a Licitaciones Privadas y Concursos de Precios, Etc.
Se obtuvo también la Inscripción al Registro Industrial de la Nación, ente dependiente del Ministerio de Produccion de la Nacion.

INTI: CERTIFICACION DE COMPROMISO SOCIAL
A partir del año 2017 hemos venido trabajando en conjunto con el INTI, en el programa de Certificación de Compromiso Social Compartido (INTI – CSC).
¨El Centro INTI-Textiles y el Programa de Certificación INTI han decidido lanzar esta iniciativa, aportando sus recursos humanos y tecnológicos para la consolidación de un modelo de producción y consumo sustentable. A esta iniciativa se llega incorporando a los ya tradicionales conceptos de gestión de la calidad, los nuevos modelos de responsabilidad social, ya que no podría concebirse la “calidad” de un producto fabricado bajo condiciones degradantes de la condición humana o el ambiente. Las empresas que adhieran al programa, implicando en el mismo a toda su red de proveedores, una vez que cumplan los requisitos del mismo, y sean auditadas por el INTI, recibirán del Instituto una Certificación que acredita su compromiso «Compromiso Social Compartido” significa que, si bien es la empresa el sujeto central de esta transformación, el INTI asume y comparte desde su rol específico dicho esfuerzo, y mantiene una convocatoria abierta a los consumidores y otros actores civiles y gubernamentales para acompañar este desafío. Esta iniciativa se encuadra dentro de un escenario global y local que ha resultado en una fuerte precarización de las condiciones de trabajo para la gran mayoría de las personas que se desempeñan en las industrias intensivas en mano de obra, entre ellas y particularmente, la de indumentaria. La tragedia vivida en un taller de la ciudad de Buenos Aires hace pocos meses, constituyó un disparador para la toma de conciencia y acción de todos los actores involucrados. La definición de una serie de principios y requisitos de Compromiso Social Compartido para Empresas de Indumentaria, tiene como núcleo principal contribuir progresivamente, a la mejora de las condiciones de trabajo dentro de este sector. A la vez, se entiende que esta propuesta resulta no solo compatible sino pro-activa con la búsqueda de una competitividad a largo plazo, y podría ser incorporada por todas aquellas organizaciones interesadas en formar parte de un sector de indumentaria con futuro¨.
Destacamos que ya hemos pasado tres evaluaciones semestrales, y en cada caso hemos recibido honestas felicitaciones por la calidad del ambiente en que trabajamos, especialmente en comparación con talleres de las provincias y conurbanos mas grandes del pais.

LA SITUACION ACTUAL
Es por todos conocidos que la situación económica general, que impacta especialmente en la actividad textil, con cierres y suspensiones en fabricas de todo el país, está en todos los diarios, en las estadísticas oficiales y no oficiales, y se puede ver en la calle, por lo que no vale la pena ahondar en explicarlo, solo se puede esperar o rezar que no se agrave y que cuanto antes se pueda empezar a revertir.
Caída abrupta de demanda, aumento de los servicios, especialmente la Electricidad que para nosotros es totalmente esencial, del alquiler, aumento de insumos y repuestos ¨dolarizados¨, caída de cadenas de pagos con aumento de cheques rechazados, imposibilidad de acceder a créditos y, en caso de acceder, es a tasas de descubierto que queman todo.
La situación de nuestra Cooperativa es difícil pero más difícil es la de cada una de nuestras familias, los ingresos como anticipo de excedentes o retorno alcanzan cada vez menos para cubrir el costo de vida, que se dispara, especialmente la canasta de alimentos e insumos básicos, por arriba incluso de la inflacion.
Cada uno de nosotros hemos tenido que realizar ajustes en nuestra casa, pero hay un estres muy grande por si aumentar y cuanto los anticipos de excedentes, dejando de pagar o atrasando otras cuentas como servicios, alquiler, impuestos, proveedores que también son esenciales para el funcionamiento futuro, porque si no se pagan esas cuentas a la larga no podemos seguir trabajando. Es muy injusto, porque esto no ocurre por nuestra culpa, sino que son factores externos que impactan a todas las fábricas textiles, y no textiles, del país. Es una situación muy disgregante de espíritu colectivo y cooperativo, cuando las necesidades mínimas de las familias están cada vez más insatisfechas, porque todo está más caro, porque alguien de la familia se quedó sin trabajo, etc.
En nuestra ya no tan corta historia, siempre hemos intentado y logrado subsisitir y crecer sin depender de regimenes de ayudas o subsidios de parte del gobierno ni nacional, ni provincial, ni municipal, ni de ninguna agrupacion politica. Hemos con gran esfuerzo llegado hasta aca, siendo autostentables y de lo cual estamos muy orgullosos, cualquiera sea el destino final que nos toque.
Hoy, que cierran sus puertas hasta empresas multinacionales, decimos con la frente alta que ahora si, sin ninguna dudad, necesitamos ciertamente de esa ayuda o colaboracion, apoyo de parte del gobierno y de los politicos, sin entrar a hacer diferencias en cuanto a signo partidario o nivel estamental.
Nos une la necesidad de trabajar y ganar nuestro pan siendo dueños de nuestro futuro, que al hacerlo en grupo y de manera solidaria, se transforma en Impulso Cooperativo.

AUTORIDADES
Primer presidenta fue Ines Portizio, en la previa y en el primer año de conformación. Luego precedió dicho cargo Norberto Arce, desde el año dos mil cinco hasta dos mil dos mil ocho, en que se retiro de la cooperativa por haber recibido una oportunidad mejor de trabajo, pero siguio acompañándonos y apoyándonos en lo que esta a su alcance, desde su nuevo lugar. Lo siguió en la Presidencia Gustavo Romero, que había ingresado a la cooperativa en el área de planchado y embalaje, y que actualmente y desde hace unos cinco años dirige el área de corte y molderia. Estuvo en dicho cargo desde durante nada menos que diez años de crecimiento institucional.
Desde mayo de dos mi diecisiete , el presidente fue Silvio Pucheta, que se asocio a nuestra cooperativa recién en el año dos mil siete , proveniente de la Ciudad de Córdoba, donde trabajaba en la industria textil. Conociendo que esta cooperativa estaba en marcha, y teniendo familiares y amigos en la ciudad, tomo la decisión de volverse a Paraná, asociándose y aportando un nuevo impulso, trayendo su experiencia y energía de la forma de trabajar en las fabricas más grandes de Córdoba.

En la última Asamblea Ordinaria, llevada a cabo con una exitosa participación de prácticamente la totalidad de nuestros asociados, se renovó completamente el Consejo de Administración, siendo elegido Presidente Diego Gomez, quien previamente venia cumpliendo funciones en la sección comercial y de relaciones institucionales.